sábado, 01 de noviembre de 2014
  Contacto Contacto Favoritos Favoritos Página Inicio Página Inicio
 
El tiempo en CABA y Alrededores.
Me gusta este artículo (104)

Facebook

Twitter AddThis

Cómo Ve la Sociedad a la Mujer Embarazada

Mientras la panza todavía no se nota, la mujer embarazada no difiere de las demás a los ojos de los otros. Pero entre el cuarto y el quinto mes, cuando ya todas las prendas denotan su estado, la evidencia de la gestación hace que quienes rodean a la embarazada, fuera de sus relaciones más estrechas, tengan atenciones especiales hacia ella.

Por ejemplo, las “Cajas con prioridad para embarazadas” en el supermercado, los asientos reservados en el transporte público, un lugar especial en el estacionamiento o la posibilidad de evitar largas colas al hacer trámites, son algunas de las comodidades “instituidas” por la sociedad para bienestar de la embarazada.

 

 

Sin embargo, el hecho de que estos beneficios estén más o menos formalmente instituidos, no significa que siempre se respeten. Una futura mamá que ya tiene un hijo o más ha experimentado, seguramente, muchas de las posibles reacciones que genera el embarazo, pero esto no significa que sea menos importante para ella encontrar aceptación y respeto hacia su estado en todos los círculos que frecuenta: en su trabajo, en reuniones sociales y hasta en sitios públicos.

También la extrema sensibilidad que sufre la embarazada, producto de los cambios hormonales que vive, hace que las reacciones de la sociedad ante el embarazo se magnifiquen para ella y, por ejemplo, sienta rechazo, cuando puede haber, en cambio, cierta indiferencia hacia su estado.

Por lo general, muchas mujeres que son mamás por segunda o tercera vez cuentan que su familia o marido estaban más pendientes de ella durante su primer embarazo que con los sucesivos. Y también puede ser cierto que una embarazada multípara, muchas veces, no le esté dando la importancia necesaria al nuevo embarazo, como una reacción de culpa ante sus otros hijos. “Son mamás que a veces se extralimitan y no cuidan tanto su embarazo por atender a su familia o el trabajo. En realidad, responden a demandas legítimas de sus otros hijos o de su familia, pero les cuesta más conectarse con el nuevo embarazo y reordenar las prioridades”, explica Aixa Ezcurra, psicóloga y coordinadora de cursos de psicoprofilaxis para partos.

“En realidad, muchas veces prefiero que mi marido se ocupe de los chicos y como ve la sociedad a la mujer embarazada, maternano de atenderme a mí que, por lo general, sólo quiero descansar un rato”, explica María Elena, que está en su tercer embarazo. El papel del futuro papá y también el hecho de compartir experiencias en los cursos de preparto con otras mamás, son de suma importancia para que la mujer que está embarazada por segunda, tercera vez (o más) logre adquirir esta actitud de cuidarse y hacer que otros la cuiden -que no es más que un reclamo lógico de ocupar el lugar que le corresponde por su estado-.

“La sociedad, a veces, es injusta”, dice Marcela Antebi, psicóloga y coordinadora de grupos de embarazadas y de crianza, “aunque todo depende de los ojos de quien la mire. Muchas veces, vemos en el subte, en el colectivo o en el tren, gente incapaz de ceder el asiento a una embarazada, que se ‘hace’ la dormida, por ejemplo; y vemos también a mamás incapaces de pedirlo, tal vez, porque no saben que un golpe puede ser más riesgoso de lo que suponen”.

Según Antebi, “el embarazo genera reacciones contradictorias tanto en el interior de la familia como en el trabajo: amores y odios”. Y la embarazada, de acuerdo con su situación particular, también reaccionará de distinta manera ante la actitud que encuentre por parte de los demás. “Hay muchas miradas diferentes de la sociedad ante la embarazada: la de la envidia, la ingenua -que cree que todo es lindo en el embarazo-, la que cree que la embarazada es una discapacitada –que no puede hacer su vida normal, ni trabajar, ni tener relaciones sexuales- o la que la considera algo sagrado”, explica.

A veces, son las propias mujeres las que no se dan su lugar, opina  Brígida Morgenroth , especialista en cursos de pre y pos parto. “En ocasiones, la embarazada misma no se siente protagonista, no toma conciencia de los cambios que está viviendo, no vive con la intensidad suficiente su embarazo”. La explicación de la especialista es que hoy la mujer está muy exigida en muchos sentidos y piensa que debe “rendir” lo mismo que si no estuviera embarazada. “En el entorno profesional tampoco tienen en cuenta su situación, la exigencia es muy grande y faltan consideraciones hacia ella”, reafirma. Así, muchas futuras mamás trabajan hasta el último momento de su embarazo y tratan de seguir el ritmo laboral como si no estuvieran esperando un bebé, lo que impide muchas veces disfrutar de una buena vivencia de esta etapa. “La evolución misma del embarazo no permite tanto rendimiento laboral; entonces las futuras mamás lo viven como un conflicto muy importante. Mi lucha como acompañante de las embarazadas es que traten de delegar tareas en las que no son imprescindibles aunque eso les cueste muchísimo: su embarazo merece respeto”, cuenta la especialista. La inseguridad laboral también afecta mucho a las futuras madres ya que tienen temor de perder el trabajo a causa de su embarazo, “y así, a veces, se exigen más de lo que realmente pueden”, alerta Morgenroth. Quienes trabajan en forma independiente también sienten las demandas de la sociedad, les cuesta mucho bajar el nivel de autoexigencia y no quieren arriesgarse a perder oportunidades laborales.

 

 

La embarazada: protagonista del mundo

A diferencia de lo que ocurre en el ámbito del trabajo, en las relaciones más estrechas -familia y amigos- se advierte que las futuras mamás están rodeadas de mucha admiración por su estado, aunque en la mamá multípara la atención que concentraba durante su primer embarazo se desplaza, en parte, hacia sus hijos, que ya se ganaron un lugar en la familia. Así, abuelos y tíos, muchas veces, están atentos a las reacciones de los chiquitos y se aprestan a conformarlos ante actitudes recelosas ante el embarazo o a “prepararlos” para la llegada del hermanito.

“Su círculo íntimo, no bien se entera de la noticia, se apresta a atender a la embarazada con solicitud, porque ser capaz de engendrar un hijo es algo apreciado”, dice Morgenroth, “y, a veces, hasta despierta envidia de otras mujeres”.

El hecho de que el entorno familiar, por lo general, la considere una reina, no impide que la mujer que está gestando viva, muchas veces, una ambivalencia respecto de su estado.

“Por ejemplo, a las mamás multíparas muchas veces necesitan una mayor motivación para tomar conciencia de su estado, de que el bebé necesita contacto con ellas, su presencia”, cuenta Morgenroth, y señala que muchas mamás que no hicieron el curso de preparto para su segundo embarazo, sienten que necesitan hacerlo para su tercera gestación, para lograr darle un lugar más protagónico a su embarazo y a su bebé, ante las demandas crecientes que sienten de parte de quienes la rodean. “La embarazada es la protagonista del mundo porque es la que produce las nuevas generaciones y desde la gestación se puede procurar que esas nuevas generaciones, sean hijos mejor tratados, más amados, mejor entendidos: para crear una generación menos violenta, más amorosa y más humana, tanto ellas como sus bebé en gestación necesitan mucha comprensión, amor y consideración por parte de quienes los rodean” , concluye Morgenroth.

Volver - Materna.com.ar

Facebook Twitter AddThis


Login - Materna.com.arRegistro - Materna.com.ar

Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Para enviar un comentario, tenés que estar logueada/o.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser objeto de sanciones legales. PROXIMITAS SA no se hace responsable de la publicación y/o comentarios insertos en esta página y que puedan aparecer en la WEB .

Daniela Dijo:
26/03/2014 01:27:36 a.m.

En este embarazo empece a utilizar los "beneficios" del vamos voy a la caja de prioridad y la gente me mira mal, no me estoy colando estoy embarazada y tengo prioridad, en aeroparque me paso q le dije a mi marido q se estacione en el lugar de embarazada y el seguridad se acerco me pregunto si estaba embarazada..... vamos no me ves? La verdad q veo q a la gente le falta educacion y respeto mas q nada y ni hablar cuando tienen q dar el aciento!!! Una tristeza q pase esto!

Karina Dijo:
07/02/2014 03:51:03 a.m.

Mi tema es el supermercado... Primero que quisiera saber si todos los autos estacionados en prioridad embarazadas realmente están embarazadas... El otro día vi un gordo estacionado dejando el auto, capaz que con algún sistema nuevo quedo y estaba de 20 meses! Y en la fila de prioridad embarazadas, gente mayor y mujeres con niños: habían fácil 8 personas con sus carros llenos de cosas... El cajero imposible que me vea, y cuando la gente m vio a mi, se dieron vuelta! Estoy de 7 meses y medio! No es una inflamación intestinal lo que tengo! La gente es un desastre... Quisiera saber si les gustaría que le hagan lo mismo a ellas mismas si son mujeres, o a sus mujeres, hijas o hermanas en caso de ser hombres!

Victoria Dijo:
31/01/2014 11:50:06 a.m.

Muy linda nota! Creo que las exigencias laborales, en algunos contextos, son más que reales. En mi caso particular, he escuchado los consejos de otras mamás, que me han insistido en "disfrutar el embarazo". Y gracias a Dios he tenido la posibilidad de hacerlo, la verdad que hoy, con 33 semanas y esperando mi primer hijo, estoy muy feliz de disfrutar tanto esta etapa. En cuanto a las reacciones en la calle, no son más que el fiel reflejo de lo que somos como sociedad. Realmente debo decir que, hasta el momento, he sido muy bien tratada en la calle, sólo una vez tuve que pedir el asiento con cara de poker a un chico joven que "no se había dado cuenta de mi panza", jaja.
Lo que sí quiero destacar, en cuanto a este tema en particular de ceder el asiento en el transporte público, es que lamentablemente me ha tocado comprobar un nivel nulo de solidaridad entre las mujeres (especialmetne, de entre 45-60 años). Qué loco, no? Seguro son madres y son (o serán) abuelas...

LUCIANA Dijo:
21/12/2013 03:31:09 p.m.

Estoy en mi tercer embarazo, de 7 meses ya, y la falta de respeto de la gente hacia las embarazadas la veo a diario!! Lo sufro a diario, mi bebe de 1 año y medio nacio prematuro por todo el estres que me generaban este tipo de situaciones, la verdad que me da mucho miedo que el bebe que llevo en mi panza ahora corra la misma suerte, esperemos que no!! Sin ir mas lejos, ayer en un famoso banco ubicado en acassusso bs as, yo estaba haciendo la fila como cualquier otra persona pero con una panza como dije de 7 meses y mi bebe de año y medio correteando por todos lados con riesgo de caerse por las escaleras, por esta razon lo alce y nadie ni el de seguridad fueron capaces de hacernos pasar, no solo esto sino que una "chica" que estaba atras mio empezo a gritar que yo le habia "robado" el lugar!! Y el chiste no termina ahí, al poco tiempo llego un "hombre" con un yeso en el brazo y la gente lo dejaba pasar!! Por Dios!! Es indignante!! Mientras mis bebes y yo tuvimos que esperar parados 1h y media de fila...

maria eugenia Dijo:
18/09/2013 03:30:30 p.m.

cuando fui a votar le dije al policía q estaba embarazada y me dijo q igual podía hacer la cola un desagradable

María Cecilia Dijo:
11/03/2013 01:20:05 p.m.

Es justo lo que necesitaba leer hoy!! Me siento muy identificada, estoy de 6 meses y tengo una nena de 3 años. La exigencia personal es mucho mayor y a su vez la consideración de la familia es mucho menor. Más allá de eso me preocupa el tipo de sociedad que estamos formando, vengo del banco y casi tengo que tirarme encima de la caja para que me den prioridad, la gente en general te mira con mala cara, como si te estuvieras "colando". Muy fea sensación. Les mando un beso grande!

María Cecilia Dijo:
11/03/2013 01:04:18 p.m.

Es justo lo que necesitaba leer hoy!! Me siento muy identificada, estoy de 6 meses y tengo una nena de 3 años. La exigencia personal es mucho mayor y a su vez la consideración de la familia es mucho menor. Más allá de eso me preocupa el tipo de sociedad que estamos formando, vengo del banco y casi tengo que tirarme encima de la caja para que me den prioridad, la gente en general te mira con mala cara, como si te estuvieras "colando". Muy fea sensación. Les mando un beso grande!

NATALIA VIRGINIAI Dijo:
21/02/2013 01:31:18 p.m.

ME SIENTO MUY IDENTIFICADA!! SOBRE TODO CON EL HECHO DE QUE JAMAS ME DAN EL ASIENTO, Y QUE SIGO TRABAJANDO AL MISMO RITMO QUE ANTES, HASTA QUE EL CUERPO Y EL BEBE ME DICEN: BASTA!

Melisa Dijo:
28/08/2012 01:30:56 p.m.

Está muy buena la nota!! Yo por mi parte estoy embarazada de un poquito mas de 3 meses y la panza está asomando; al ser invierno el tapado no permite que se note ni un poquito, de todos modos, yo pido el asiento tanto en el subte como en el colectivo...hay gente que se disculpa y se levanta cediéndome el asiento, pero hay otros que te miran con cara de traste...y bueno, es lo que hay. Por suerte en mi ámbito familiar y laboral me tratan de 10! Todos se preocupan como estoy, si comí, cuando voy al médico...me siento super cuidada...y muy feliz!

Silvana Leticia Dijo:
13/03/2012 12:39:26 p.m.

Me sentí super identificada con esta nota y con todos los comentarios de las futuras mamás. Es increible que tengamos que PEDIR el asiento cuando nos corresponde. Yo estoy de 14 semanas y ya tengo panza. Aun nadie me lo dio y mucho menos en el subte. Así que a veces opto por caminar un poco y tomar el colectivo una parada antes para ir sentada y tranquila, porque tampoco es sano estar peleando con todo el mundo. Y más allá del transporte público, en la calle también nos deberian respetar, pero la gente es atolondrada y te lleva por delante como si nada.
Respecto a mi entorno familiar y laboral, me siento muy contenida y protegida. No podría estar más feliz!.

Vanesa Dijo:
07/09/2011 12:48:14 p.m.

chicas, si una no se hace valer, nadie lo hara! El papa de mi bebe dice q soy muy extrovertida y q cuando se comience a notar mi panza (estoy de 3 meses recien) voy a andar pidiendo asientos y pases. Estoy en mi derecho, si la gente no se ubica, uno la tiene q ubicar. Es asi, primero la salud de nuestros bebes!
Un beso para todas.

Romina Dijo:
23/06/2011 09:15:47 a.m.

Soy de San Miguel de Tucumán, estoy de 8 meses de embarazo. Cuando subo al colectivo toda la gente sentada en los asientos reservados de repente tienen una admiración por lo que pasa por la ventana... ...La gente en el supermercado se apura, no vaya a ser que quieran atenderte primero... ...Inclusive una vez que tenia 5 productos en la caja rápida (la caja de embarazadas no estaba habilitada), la cajera miro en dirección a mi panza y me dijo "sra si tiene más de 10 productos debe pasar a otra caja"... ...yo creía que había visto mi panza que por mis 8 meses no pasa para nada desapercibida!! y de ingenua creí que me iba a decir que pase primera. Esta es la sociedad en que vivimos, lamentablemente.

Carolina Dijo:
03/05/2011 10:59:46 p.m.

Soy del interior de Tucuman mas precisamente, y leyendo algunos de los comentario vertidos, observo , que la sociedad "toda" esta desvalorizada, y no es una cuestion de solo algunos lugares, el aregntino perdio las buenas costumbres. Yo estoy embarazada de 4 meses y tengo una beba de 2 años. Aqui en mi provincia como en otras tampoco valoran a la mujer embarazada. Sin ir mas lejos, hace unos dias fui a un reconocido supermercado (C...) y en la fila especial de embarazadas estabamos tres señoras con nuestras repectivas y notables pancitas. La cajera nunca fue capaz de hacer prioridad por nosotras, y si ella no fue capaz, imaginense que el resto de la gente de la fila tampoco. Es una verguenza lo que sucede actualmente en nuestra sociedad.

Brenda Dijo:
09/04/2011 11:15:30 p.m.

Muy bueno el artículo. Tres comentarios quisiera compartir con uds: en primer lugar, lamentablemente la embarazada ya casi no tiene prioridad en ninguna parte, supermercados, bancos, colectivos, etc, dado a que ya no vive el respeto en la sociedad, el por favor, el gracias, están en extinción.
En segundo lugar, creo que si la embarazada se siente o no protagonista, tiene que ver tambien con si ese embarazo fue buscado o no, si es de la persona que ama, muchos son los factores que a veces provocan que esa futura mamá multípara o primeriza, no pueda sentirse protagonista...
Y por último quiero compartir mi experiencia como mamá primeriza de un varón con Sindrome de Down, donde tristemente, muchos días de mi vida, tuve y tengo que luchar por sus derechos y prioridades en una sociedad, que se hace la "dormida" o te dá vuelta la cara... Gracias!! hasta pronto. Pd: pese a que mi embarazo no fue el más lindo, igual me mimaron mucho!!

Vanina Dijo:
08/03/2011 01:08:30 a.m.

hola. les cuento que soy de Córdoba capital y acá el gobernador aprobó la ley de licencia por maternidad de seis 6 meses para empleados públicos lo cual me pone contenta por ellos; pero para nosotros que trabajamos en el sector privado (yo en un banco)el doble de horas o mas que ellos NO se extiende, solo son 3 meses, una verguenza y discriminacion para los privados que tambien tenemos el mismo derecho humano de estar mas tiempo con nuestros bebés como opinó Daniela Lescano.
Quisiera saber si tienen conocimiento de que la presidenta lo haga extensivo para el sector publico y privado ahora q estan en campaña electoral, sería un gran avance como sociedad

Daniela Dijo:
17/12/2010 04:27:38 p.m.

En mi caso, dentro de mi entorno familiar y de amistades me hacen sentir una reina, pero noto indiferencia y falta de solidaridad en la sociedad en general. Siento que la gente piensa que es una "avivada" hacer valer el derecho a ser atendida con prioridad en los lugares públicos, y sorprendentemente noto mayor falta de consideración por parte de las mujeres.

Daniela Dijo:
24/11/2010 12:57:48 p.m.

Es injusto que nuestra legislación englobe el concepto de "Licencia por maternidad" en míseros 90 días. La licencia que una mujer embarazada debería tomarse en las postrimerías del embarazo (los últimos 3 meses) es esencialmente diferente de la que necesitará para cuidar a su bebé los primeros meses.
Es loco que tengamos que dejar a un bebé de 45 días para volver a trabajar (o en su defecto, alargar ese plazo forzándonos a trabajar hasta último momento para "guardar" más días con el bebé).
Es una locura, nuestros legisladores deberían rever no sólo eso, sino además el concepto esencial de maternidad, paternidad, y familia.
Muchos de los males de nuestra sociedad tienen su origen en la falta de tiempo de los padres, que exigidos por las presiones económicas, se ven obligados a dejar a sus hijos en frías instituciones desde muy chiquitos.

Maria Dijo:
21/10/2010 04:22:38 p.m.

No en todos lados, acà en Venado Tuerto, ni siquiera te dan paso para cruzar la calle. En el supermercado, como no hay ninguna ordenanza municipal que exija caja prioridad embarazada, ponen un cartelito que dice: dè su lugar a quien lo necesite...y acà estoy con 8 meses de embarazo con las piernas hinchadas y un nene de 3 años haciendo cola para comprar...¿porque no voy a otro? porque es el màs barato.

Ileana Dijo:
28/09/2010 10:20:10 a.m.

es triste tengo una bebe de menos de un mes pero en practicamente todo mi embarazo la gente que me ofreco el asiento en el colectivo fue contada con los dedos si yo no pedia el asiento Argentina tene una sociedad en decadencia esto me da mucha tristeza y me hizo sentir muy mal durante el embarazo al ver tanta indiferencia y maltrato.

Gabi Dijo:
13/07/2010 12:09:21 p.m.

Es muy real eso de las distintas formas de trato en los diferentes ámbitos. Entre familiares y amigos tanto en este embarazo como en el anterior se me cuida y hacen todo lo posible para evitarme esfuerzos o molestias, pero en otros lugares es indiferencia (en la calle, en un banco o en otros lugares públicos) y en otros directamente es rechazo, como en mi trabajo que pasé de ser "la empleada del mes" a ser considerada afectada de una grave enfermedad (aparentemente contagiosa, si nos dejamos llevar por la forma de actuar de algunos). En mi caso ya soy grandecita y lo puedo manejar, pero es una suma de stress que nadie debería soportar, sobre todo estando embarazada

Maria Dijo:
30/11/2008 06:17:55 p.m.

La sociedad en general necesita ser educada.. yo por mi parte tanto en mi primer embarazo como en el actual cuando viajo en colectivo, pido el asiento o uso la caja prioridad en el supermercado, es un derecho que en este estado me corresponde y lo hago valer..y es verdad que a mucha gente no le gusta.. pero bueno, cuando yo no estaba embarazada ecitaba los asientos prioridad o si subia alguien que los necesitaba los cedia inmediatamente.. es custion de educacion..

Luciana Dijo:
29/11/2008 05:38:03 p.m.

Es verdad que ni en los bancos, ni colectivos, ni colas en general te dan el lugar, y cuando uno lo reclama, te miran con mala cara,; me parece una falta total de eduacaci{on, porque todos estamos apurados y cansados pero una embarazada necesita o sentarse o no estar tanto parda, en mi caso me suele bajar la presión con tanto calor ademas.

 

Volver - Materna.com.ar



 

 
 
Logo materna
MIEMBRO POWERED BY
Imagen Comscore Imagen IAB Logo Proximitas
 
Copyright 2014 MATERNA | Todos los derechos reservados