Familia
Ser Mujer

Claves para mejorar tu entrevista laboral desde la Neurolingüística

Claves para mejorar tu entrevista laboral desde la Neurolingüística

Hay infinidad de consejos para mejorar tu entrevista laboral. En esta nota te proponemos que utilices las herramientas de la neurolingüística para sacar el mayor provecho posible de este momento tan importante que dura poco y más de una vez se desperdicia por un gesto que no se tuvo en cuenta.

Claves para mejorar tu entrevista laboral desde la Neurolingüística

El especialista en PNL (Programación Neurolingúisitca), Javier Polizzotto, nos brinda técnicas de comunicación que sirven para ampliar el campo de posibilidades de éxito para vendernos mejor y ganarnos al entrevistador.

¿Qué tenés que tener en cuenta para preparar la entrevista?

  • La empresa y vos: básicamente, que el perfil de la empresa coincida con tu personalidad. Como la entrevista se planifica con anticipación, esto te da tiempo para pensar cómo vas a venderte. Para eso necesitás conocer información sobre la empresa y cuál es la imagen que tiene en la calle y en el mercado. Esto te dará como resultado necesariamente el tipo de postulante que buscan. Entonces en función de todo esto sabrás cómo prepararte, cómo vestirte, con qué actitud encararla, qué cosas dirás y cómo te expresarás.
  •  El primer momento de la entrevista: la imagen que generás cuando entrás. Ahí comienza todo para el entrevistador, antes de que hable con vos. Te ve y ya determina si le gustás o no. Cómo te moves, si entrás con delicadeza, o con modales bruscos, o con aire de sumisión.
  • El entrevistador: También debés educar la vista para observar el entorno y ver qué tipo de persona es el entrevistador: fotos, detalles, y objetos pueden servirte como tema de conversación para generar confianza. Además, tenés que estar atenta a cómo se dirige el entrevistador hacia vos, para poder adaptarte a su forma. Básicamente a una persona le cae bien otra que es igual, que posee aspectos en común.
  • Tu imagen: es importante la imagen. Debe adecuarse a lo que busca la empresa, porque vas a representarla al trabajar en ella.
  • Las preguntas: Evitar hacer preguntas al entrevistador, porque él es el que hace la entrevista y le interesa saber cómo sos vos. Lo que se recomienda cuando quedan espacios huecos, o cuando el entrevistador te dé pie, es que opines, porque eso te da a conocer como sos. Por ejemplo, que te parece bien el trabajar en equipo, o la importancia del cuidado de los recursos humanos, o que exijan o no inglés. Siempre con equilibrio.

¿Cómo te tendrías que preparar internamente antes de ir a la entrevista?

En general la gente no se prepara. Por eso es importante repasar previamente que en el momento de la entrevista debo estar atento al comportamiento del entrevistador para adaptarme, y generar  un trato fluido con él. El objetivo es asimilarme a la otra persona, al tipo de charla, y al tono del ambiente.

La serenidad que practiquemos antes de entrar nos hará notar que deberemos evitar actitudes confianzudas, o demasiado informales. El entrevistador es un profesional que se pasa el día escuchando a personas.

¿Qué condiciones se deben dar en la entrevista para que den buen resultado?

Lo que tenés que buscar en primer lugar es que el entrevistador quede contento con vos.

Para que vos cubras tus expectativas tendrás que preguntar sobre las condiciones de trabajo, la remuneración, la cobertura médica u obra social que te pueden dar. Todo con mucha educación y sin atozigar. Por supuesto, las preguntas avanzarán conforme la entrevista laboral. Si cumplís con las expectativas del entrevistador con respecto a tus capacidades técnicas, condiciones humanas, perfil adecuado para la empresa.

¿Cómo sé si le caigo bien al entrevistador?

Fundamentalmente, tenés que seguir siendo vos misma en la entrevista. Las técnicas que te estoy nombrando sirven para abrir el campo de posibilidades de éxito, pero no se trata de actuar, ni de asumir un papel para generar empatía, porque esto se nota y se percibe, y no cae bien. Por el contrario,  genera desconfianza sobre cómo trabajarás después si lo que mostrás es una actuación.

¿Hay señalizaciones en el entrevistador que se puedan interpretar?

Las caras o lo gestos, sus posturas corporales. Si lo estoy aburriendo empieza a cambiar de posición. Hay que compararlo con lo que uno hace normalmente. Pensar y observar lo que hacemos inconscientemente y tenerlo en cuenta. Si estoy charlando con el entrevistador, y le interesa, va a estar atento me va a mirar, va a estar derecho, inclinado sobre el escritorio y quieto...si se aburre se empieza a mover, señal de incomodidad. Comienza a sobarse las manos, a estirarse hacia atrás, se aleja se sale de la conversación.

Pero también existen los entrevistadores que hacen otra cosa mientras te escuchan. En este caso, no te tenés que colgar contándole la historia de tu vida, porque te va a cortar si hablás mucho...y vas a sentir frustración aunque no estés diciendo nada malo: el entrevistador busca respuestas sintéticas, y esto hay que tenerlo en cuenta. Buscá el modo de expresarte con menos detalles, y de centrarte en las ideas principales. En el caso del que te escucha y asiente lo que decís, debés aprovechar para hablar.

El lenguaje del cuerpo

Siempre son bien recibidas las personas con aplomo, y las que se igualan a mi comportamiento, por eso te sugiero estos puntos del lenguaje corporal a tener en cuenta:

  •  Gestos corporales: Hay que tratar de asumir las posturas corporales del entrevistador para que se genere confianza. No se trata de imitar como un espejo, pero si ves que se apoya en el escritorio, poco a poco te vas inclinando, sin tirarte...se trata de observar y de igualar sus posturas.
  •  Voz: Si el entrevistador habla rápido, no le hables lento, con detalles, porque lo  vas a aburrir. Tratá de igualarte lo más que puedas en su velocidad para hablar. Si su voz es más bien chillona, no pongas voz de FM. Hay que tener en cuenta que hablar con velocidad eleva la tonalidad de la voz.
  •  Mirada: Evitar mantenerla fija todo el tiempo, ni tampoco mirar para abajo. Demuestra timidez, y la empresa necesita otra cosa.
  • Palabras clave: Estar atento al tipo de palabras y frases. Si escuchás que el entrevistador repite determinadas palabras, por ejemplo, cuando se refiere a algo que hace la empresa y utiliza “brillante”, vos tratá de usar brillante para referirte a algo que es espectacular. No se trata de copiar tal cual, pero sí de reconocer y utilizar las palabras convenientes.
cargando

cargando comentarios