Familia

Vacaciones con los chicos

Preparando las vacaciones

Preparando las vacaciones

Llega el verano y es momento de organizar las vacaciones. No es una tarea fácil viajar con los chicos, pero con organización, paciencia y ganas se puede lograr un viaje en familia inolvidable. materna te brinda una serie de consejos  para la organización de las vacaciones

Preparando las vacaciones

¿Cómo elegir el destino?, ¿qué llevar en las valijas?, ¿qué medio de transporte elegir? No es tarea fácil organizar las vacaciones familiares, pero materna te ayuda para que tanto ustedes como los chicos la pasen increíble.

Antes de salir

La valija de los chicos: es importante que no falte nada que puedan llegar a necesitar. Para esto hay que tener en cuenta la edad de tus hijos y el destino que se eligió.

Es importante conocer el lugar a donde se va: si es de playa o ciudad, como son las instalaciones, si el chico va a tener un cuarto para él sólo, si tienen cunas disponibles, si hay un cuarto de juegos para los más chicos, todo lo que pueda llegar a servir.

Si investigamos bien el lugar nos vamos a ahorrar de llevar cosas innecesarias en la valija del chico. Hoy en día la mayoría de los lugares piensa en los chicos: tienen lugares de recreación para que se puedan divertir, hay animadoras que les organizar actividades para mantenerlos entretenidos durante todo el día sin necesidad de que estén los padres todo el día junto a ellos.

¡Atención! Es recomendable pedir la cuna con tiempo en caso de necesitarla.

Infaltable:

Un botiquín de viaje. Los chicos suelen lastimarse con facilidad, especialmente si van a estar jugando todo el día. Hay que estar prevenido y guardar en la valija curitas, gasas, desinfectante, termómetro…

El medio de transporte

Cada medio de transporte tiene ventajas e inconvenientes, depende de las preferencias y posibilidades de cada familia.

En auto:

Lo principal de viajar en auto son las medidas de seguridad, el chico debe viajar en el asiento de atrás y en una silla especial dependiendo de la edad del pequeño.

Es mejor viajar evitando las horas pico y calurosas del día, pero siempre respetando los ritmos del pequeño y sus horarios de comida.

La temperatura del auto debe rondar los 23 grados. Es preferible bajar un poco la ventana y no usar el aire acondicionado para que todo el frio no caiga sobre el chico.

Cuando viajamos en auto es más fácil acomodarnos a las necesidades y demandas de nuestros hijos, ya que podemos parar donde y cuando queramos.

En avión:

Los menores de dos años no necesitan sacar un pasaje, pero si deben tener un seguro de vuelo si van a viajar en los brazos de sus padres.

Los chicos aguantan bien los trayectos cortos de avión. El problema aparece en los largos (transoceánicos o intercontinentales) ya que llega un momento en que se sienten incómodos, se empiezan a aburrir y se molestan.

 Viajando solo: cada vez son más las compañías que ofrecen la posibilidad de que los chicos viajen solos en el avión. La edad mínima es aproximadamente cinco años. Se le asigna al pequeño una persona encargada de acompañarlo en todo el proceso y acompañarlo hasta la puerta del avión. Una vez adentro, un encargado de la tripulación lo atenderá. Cuando llega a destino, otro encargado de la compañía lo lleva con los padres.

Independientemente del medio que se elija, siempre hay que llevar a mano todo lo que el chico pueda llegar a necesitar: comida, abrigo, juguetes, libros…

El destino

El mar o la montaña son opciones saludables para que los chicos disfruten del sol y del aire puro. Hay que evitar los lugares con temperatura extremas, elegir destinos donde los chicos puedan seguir con la rutina de alimentación y que no se alteren emaciado sus horarios.

Los destinos “exóticos” no son recomendados para los bebés menores de un año, ya que estos no tienen todavía todas las vacunas recomendadas.

¿Falta mucho?

Sea cual sea la duración del viaje, los chicos siempre van a sentir que pasaron mucho tiempo sentados. Su capacidad para quedarse quietos es menor que la del adulto. Por eso es importante siempre estar preparados y tenes varias opciones para entretenerlos durante el viaje.

Podemos recordar los juegos que nosotros usábamos cuando viajábamos como por ejemplo: contar los autos, inventar palabras con las patentes, jugar al veo-veo, dibujar. No sólo es una manera de entretenerlos, sino que también hacen que la familia esté más unida y se crean anécdotas de viaje.

 

cargando

cargando comentarios