Familia
Ser Mujer

Madres y Líderes

Hoy Marta Maglio de Martin

Marta Maglio compone el grupo de madres líderes que hemos elegido para mostrar que no es necesario relegar la maternidad en pos del desarrollo profesional. Se puede cumplir los sueños y darle la prioridad. No es un lecho de rosas, pero se puede.

Su corta estatura se contrapone con las dimensiones de su obra. Madre de seis hijos, abuela y Licenciada en psicología, a lo largo de treinta años encabezó Fundalam, la fundación Lactancia y Maternidad.

Su acercamiento hacia la lactancia surgió como una necesidad personal. Alejada de su país natal, madre de su tercer hijo, tenía problemas para amamantarlo. Buscó ayuda en la Liga de la Leche y consiguió extender la lactancia de su bebé.

Ya de vuelta en Argentina, trajo la primera bomba extractora de leche materna y comenzó a colaborar con los agentes de salud en la comitiva. Tomaba su bomba portátil y se dirigía en un taxi a dónde fuera llamada para enseñar a una flamante mamá la misión de alimentar a su recién nacido.

Poco a poco, fue recibiendo más consultas sobre el tema y abrió su hogar para armar reuniones, escuchar inquietudes y aconsejar sobre la lactancia materna. Se unió a grandes personalidades de la salud, como el Dr. Beccar Varela y el Dr. Larguía y comenzó a delinear los principios de Fundalam.

Su tenacidad, y el reconocimiento a una tarea tan importante, pero tan poco valorada, hizo que familias como Perez Companc, donaran lo necesario para adquirir su actual sede.

En primera persona

“Yo siempre me sentí muy maternal y supe que quería tener muchos hijos. Me casé con un cardiólogo, y él quería formarse en cateterismo cardíaco en Estados Unidos. Nos fuimos en 1970 y nos quedamos seis años”.

"Partí con dos chicos que habían nacido en Argentina. Al primero, lo desteté a los 3 meses porque me recomendaron darle leche de fórmula. Con el segundo me fue un poco mejor. Con el tercero, que nació en EEUU conocí la Liga de la Leche. Allí me dieron un librito que decía Se puede con ayuda. El bebe no tiene un reloj en la panza. Cuando vi eso, que era una verdad de Perogrullo, decidí conocer más sobre la propuesta y me formé. Obtuve mi diploma y decidí que cuando me tocase volver a mi país, además de psicóloga iba a abrir un centro gratuito sobre lactancia para ayudar a las madres". 

“Trabajaba para ayudar a mi marido. Pero ambos sabíamos que la familia estaba primera en mi lista de prioridades y que era fundamental para el bebé y para mí dejar de trabajar para dedicarme exclusivamente durante el primer año. Siempre prioricé a mi familia. Nunca lamenté tener que dejar de trabajar por mis seis hijos. Todo lo contrario. Yo lloraba cuando los tenía que dejar. No tenía miedo de largar mi trabajo. Me salía de la entraña. Mientras mis hijos fueron chicos, yo buscaba tareas cortas, para poder colaborar en el presupuesto familiar, sin dejar de lado mi maternidad".

Maternidad Siglo XXI

"Durante mis 35 años de experiencia luché para que el bebé estuviera junto a su mamá en el mismo cuarto en la maternidad. Ahora, cuando voy a dar los seminarios sobre lactancia, los enfermeros me dicen que la tendencia cambió y que ahora son las madres, recién paridas, las que piden que el bebé sea llevado a la nursery para que ellas puedan responder los mails tranquilas". 

"En Fundalam vemos madres de treinta y cinco años que no saben cargar a un bebé, y que tienen problemas de vinculación con su hijo. Pero están acá amamantándolo y mirando el celular al mismo tiempo".

"La madre que trabaja y tiene a su bebé es la que frecuentemente cae a nuestra institución cuando el niño tiene cuatro meses por una mastitis, ¿sabés por qué es eso? Porque no quiere dejar a su cría. La culpa atenta contra la mamá".

"En los talleres de comunicación, vienen mujeres que se presentan por su profesión. “Yo soy arquitecta, yo abogada… y de repente hay una que dice que Yo no soy nada… A esa la miro y le digo, vos sos empresaria. Tenés una PYME en tu casa. Administrás tu hogar, tus hijos, tu pareja. Ahí, el resto comienza a darse cuenta, en dónde ponen el foco y en qué lugar queda ese papel de madre". 

Poco a poco fue naciendo FUNDALAM

"Volví a Argentina y abrí La Liga de la Leche en nuestro país. La dirigí por 22 años. De la mano del Dr. Beccar Varela y el Dr. Larguía fuimos dándole dimensión al tema. Hemos dado talleres de lactancia a 200 médicos. Fuimos formando gente. Y una vez que tuvimos suficientes profesionales sobre el tema, comenzamos con las charlas a las embarazadas".

La Fundación Lactancia y Maternidad surge entonces, para promover la lactancia materna y la crianza en salud, asistiendo a las familias e informando a la comunidad. Ofrece atención gratuita para consultas de lactancia y crianza de lunes a viernes de 9 a 17 y sàbados de 10 a 16 en la calle Gral Paz 898 (esq. Cuba) – Tel.4701-7444.

Además se ofrecen también charlas gratuitas a embarazadas, talleres de comunicación, encuentros para padres de embarazos múltiples, estimulación para niños con necesidades diferentes.

"En el año 2000, en tiempos difíciles, se me ocurrió armar una Tecnicatura en Puericultura y Crianza, de la Universidad de San Martín, con un título nacional. Son dos años de formación. Uno que van a los hospitales también. Las puericultoras van a los hospitales y atienden a las flamantes mamás. Ya tenemos alrededor de 300 egresadas. Creamos una carrera y un puesto laboral. Las puericultoras son muy requeridas en las instituciones sanitarias"

"En el 2005 fundé un centro de día para niños con Centros Especiales. Estimulación madurativa para el arte".

"Además comenzamos a trabajar en los Centros de Orientación y Asistencia para la primera infancia, cuyo objetivo principal es la promoción y prevención primaria de la salud tanto física como emocional del niño durante su primera infancia, donde el vínculo con sus padres es fundamental para su adecuado desarrollo".

"Ahora estoy en un proyecto para escribir un libro sobre aquellos que asisten a profesionales que atienden a otras personas. Se llama Nutrir al que cuida".

Arranqué con la maternidad y la familia. Apunto a defender a la familia y seguiré siempre con esa idea.

El camino para una lactancia y crianza feliz

La impulsora de Fundalam, la Fundación Lactancia y Maternidad, la Lic. Marta Maglio de Martin vuelca toda su experiencia junto a la Lic. Pilar Graiño de Ramognini en este libro súper recomendado para todas las madres. Las autoras hacen un recorrido desde el embarazo, hasta los tres años del niño. Fundamental, el capítulo sobre lactancia.

"Este libro surge del deseo de transmitir una experiencia de treinta y cinco años de trabajo desarrollado en la Argentina sobre el tema de la lactancia y, por medio de ella, del vínculo mamá-bebé. Queremos aclararle al lector que este libro fue pensado desde la importancia del cuidado de la vida a partir del nacimiento, la lactancia y la crianza durante los tres primeros años". "Remarcamos la gran importancia de estas etapas en la vida de los padres y de los hijos".

De las autoras, Lic. Marta Maglio de Martin y Lic. Pilar G. de Ramognini.
Editorial Grijalbo.

más temas sobre
compartir
cargando

cargando comentarios