jueves, 18 de septiembre de 2014
  Contacto Contacto Favoritos Favoritos Página Inicio Página Inicio
 
El tiempo en CABA y Alrededores.

           ¡Gratis! Registrate y recibí en tu casilla de correo toda la información sobre el desarrollo de tu bebé.

 

 

 

 

 

Me gusta este artículo (77)

Facebook

Twitter AddThis

Preparación para la lactancia

 
La Lactancia Materna es uno de los mayores actos de amor entre madre e hijo, y una forma más de prolongar el  vínculo teniendo en cuenta que la leche materna es  la mejor opción para alimentar a tu bebé.

 

 

Desde el punto de vista nutricional, la leche materna es considerada la mejor opción para alimentar a tu bebé. Es un fluido vivo y cambiante que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del bebé previniendo enfermedades gastrointestinales, respiratorias e infecciones como la otitis media, reduciendo la incidencia de alergias.


También tu cuerpo se beneficia durante la lactancia. La liberación de la hormona oxitocina ayuda a que el útero vuelva a su tamaño normal disminuyendo el riesgo de hemorragias post-parto. Previene enfermedades futuras como el cáncer de mama y la osteoporosis.

 

El amamantamiento representa para la mamá y el bebé la experiencia básica de recibir: Amor, satisfacción y aprendizaje

 

 

El bebé aprende a ser paciente ante el irregular fluir de tu leche (mayor cantidad por la mañana, más escasa por la tarde), al cambio de sabores dado por tu alimentación.

También  aprenderás a entender a tu hijo. Todo tu cuerpo, no sólo tu oído conoce cuál es el llanto que indica que el bebé tiene hambre: la leche fluye involuntariamente ante ese tipo de llanto.
Esta sincronicidad mamá-bebé va creando una relación muy íntima e intensa despertando en ambos emociones y sentimientos diversos.

 

  • El cuerpo se prepara para amamantar

 

Por influencia de las hormonas placentarias las mamas modifican su forma y tamaño. La piel del pezón y la areola se oscurecen y hay una mayor sensibilidad.

 

Recordá: La forma y el tamaño de tus mamas o pezones No influyen en tu capacidad para amamantar ni producir leche. Esto depende de una buena prendida, de la succión del bebé y de la intensidad y frecuencia de las mamadas.

 

 

  • Cuidado de mamas y pezones durante el embarazo

 

Para la higiene diaria utilizá agua corriente. Las Glándulas de Montgómery ubicadas en la areola lubrican naturalmente tu piel y tienen propiedades antibacterianas, y odoríferas. El uso de jabones o cepillos barren esta grasitud natural favoreciendo la aparición de grietas durante la lactancia.


Tus pezones permanecen gran parte del día cubiertos por la ropa. El calor y la trans
piración generan humedad. Es importante mantenerlos aireados  utilizando un corpiño para amamantar  de algodón, sin aro, con la tapa baja o colocar los escudos aireadores. Están formados por un escudo plástico con perforaciones que permiten la aireación y evitan la maceración de la piel y el roce con la ropa. El aro interior se apoya sobre la piel de la areola. El conjunto se coloca entre el corpiño y la mama. El corpiño debe sostener sin comprimir la mama.


Exponer tus pezones al sol unos minutos por día (en horarios adecuados) te ayudará a  fortificarlos y mantenerlos libre de humedad.


Tus pezones están naturalmente lubricados, pero durante el baño diario, el jabón, el shampoo y luego el roce de la ropa barren parte de esa lubricación. Esto se soluciona colocando una gota de calostro sobre tu pezón y areola. El calostro se genera durante el embarazo pero a veces no se hace visible. En este caso colocarás una pequeña cantidad de crema de caléndula que te ayudará a mantener la piel elástica e hidratada.


Solicitá a tu médico obstetra que examine tus mamas y pezones. Él te indicará si es necesario realizar ejercicios para formarlos.
Los pezones pueden ser salientes (protráctiles), pequeños o planos, o retráctiles o umbilicados.

 

 

  • ¿Cómo reconocerlos?


Con tu dedo pulgar (sobre el borde superior de la areola) y el índice (sobre el borde inferior) formando una  C abierta realizá  un movimiento de pinza acercando ambos dedos.


Si tu pezón se proyecta hacia afuera es un pezón protráctil o saliente. La mayoría de las mujeres tienen este tipo de pezones.


Si sobre sale muy poco sobre la piel de la areola, es un pezón plano.


Si se hunde o retira dentro de la mama al pinzar la areola es un pezón retráctil o umbilicado (queda similar a un ombligo, por eso lleva ese nombre). Generalmente salen cuando se los estimula o mama el bebé y se vuelven a hundir (son los pezones umbilicados falsos). Los pezones umbilicados verdaderos son poco frecuentes.

 


 

Pezón Saliente
Pezón Plano
Pezón Umbilicado

 

Al final del embarazo algunos mejoran su forma o se corrigen espontáneamente.

 

 

  • ¿Cómo tratarlos?


Consultá con tu médico obstetra sobre la posibilidad de realizar los siguientes ejercicios a partir del sexto mes.


Lubricá tus manos con  una pequeña cantidad de crema de caléndula antes de realizarlos para que tus dedos se deslicen suavemente sobre la piel.


Con tus dedos índice apoyados a cada lado del pezón, estirar suavemente la piel de la areola hacia afuera. Después cambiá de posición: índice arriba y abajo del pezón, estirar nuevamente la areola.
Otro ejercicio consiste en tomar el pezón por su base con los dedos  pulgar e índice y girarlos hacia un lado y hacia otro como dando cuerda a un reloj.


Si la ejercitación provoca contracciones debe suspenderse.
La piel de la areola está provista de fibras elásticas y colágenas dispuestas en forma radial y circular, el masaje puede contribuir a elastizarla.


Otro recurso para dar mejor forma a tus pezones es el uso de los escudos formadores. Se utilizan a partir del último trimestre del embarazo. Al escudo plástico con perforaciones se le coloca un aro interior pequeño que se apoya sobre la areola, ejerciendo una suave presión facilitando la salida del pezón y evitando que pierda su forma al colocarse la ropa.


Conviene usarlos unas horas por día incrementado el tiempo de uso lo máximo posible según la necesidad y comodidad. No se utilizan durante la noche.
Si por algún motivo no es posible realizar la preparación de tus mamas durante el embarazo y tus pezones son planos o umbilicados, podrás realizarlos cuando nazca tu bebé para facilitar la prendida.

 


 

Escudo Aireador
Reloj
   
Estiramiento
Estiramiento

 

Al mamar el bebé estirará la piel del pecho y el pezón haciéndolo salir.

 

 

  • Cuidados durante la lactancia

 
Después de cada mamada colocá una gota de tu propia leche sobre el pezón y la areola. Dejá secar. Una pequeña cantidad de crema de caléndula aliviará la irritación causada por una succión vigorosa del bebé. Si es atóxica y sin perfume no será necesario lavar tus pezones antes de amamantar.
La aireación en este período es muy importante. El uso frecuente de protectores mamarios favorece la formación  de grietas y hongos. Al comienzo de la lactancia el goteo de leche es abundante y la piel del pezón se macera por falta de ventilación.

 

Los escudos aireadores (con el aro grande) te ayudarán a evitar esos inconvenientes y las molestias ocasionadas por el roce de la ropa sobre el pezón.

 

Es conveniente usar un corpiño de algodón sin aro y con breteles anchos.

 

Toda compresión sobre la mama puede obstruir la salida de la leche y favorecer el taponamiento de los conductos.

 

Recordá que: Además de la preparación durante el embarazo, y para disfrutar del placer de amamantar es necesario tener una adecuada técnica de lactancia.

 

 

  • Dar de mamar

 

Después del parto, el bebé estará despierto, tranquilo y receptivo para mamar. Acercalo al pecho para establecer los primeros contactos. Utilizá el tiempo necesario para darle la bienvenida. Las caricias, el olor de tu piel, tu voz, el latido de tu corazón serán un excelente estímulo para iniciar las mamadas.
Algunos bebés se prenden rápido y succionan vigorosamente durante varios minutos. Otros lamen el pezón, saborean unas gotas de calostro y se toman su tiempo antes de empezar a mamar. Cada bebé tiene su estilo.


Esta mamada será de reencuentro y no de alimentación, ya que el bebé tiene reservas suficientes hasta que baje la leche.

 

Es importante que busques una posición que te resulte cómoda. Acostada, con el bebé a tu lado o sentada con el bebé en tus brazos.

 

Posicion Acostada
Posicion Inversa
Posicion Clásica

 

Ambos deben estar cómodos y relajados.

 

Cualquiera sea la posición elegida tené en cuenta que:

  • La cabeza y el cuerpo del bebé deben estar en línea recta.
  •  Su cara mirando al pecho, para que no tenga que girar la cabeza para alcanzarlo.
  •   La nariz frente al pezón y el mentón apoyado sobre la mama.
  •  El cuerpo del bebé en contacto con el tuyo.
  •  Sostené el pecho con la mano colocando tu pulgar por encima de la areola y los otros dedos por debajo, para facilitar la prendida.
  • Extraé una gota de calostro para animar al bebé a mamar.
  •  Estimulá suavemente con el pezón el labio inferior hasta que abra bien grande su boca y acercalo rápidamente hacia el pecho.
  • El pezón y gran parte de la areola deben quedar dentro de su boca y sus labios hacia afuera.

 

Prendida Correcta
Prendida Incorrecta

 

 

  • Cuando baje la leche

 

1. Aplicá calor y masajeá unos minutos tus pechos para ayudar a la bajada de leche.

 

2. Ablandá la areola extrayendo unas gotas de leche antes de iniciar las mamadas.

 

3. Ofrecele el primer pecho y dejalo succionar hasta que quede satisfecho.

 

4. NO limites la duración de la toma para que mame del otro pecho. Esto le hará perder la leche rica en 
    grasas que aparece al final de la mamada.

 

5. Si después de mamar del primer pecho se muestra interesado, ofrecele el segundo. Es probable  que succione menos. En la próxima comida empezarás por el último.


6. Si el bebé hace pausas largas mientras está mamando, empujá su mentón hacia arriba para estimularlo. Si duerme mucho quitale los pañales y usá estímulos suaves para despertarlo.


7. Entre pecho y pecho y al final de cada mamada es conveniente hacerlo eructar.


8. Para retirarlo, colocá un dedo en la comisura de su boca, o bajá su mentón. Esto evitará el vacío y
el  dolor.


9. Al final de cada toma colocá una gota de tu propia leche sobre el pezón y areola y dejá secar. Si la   
succión vigorosa del bebé produce alguna irritación, colocá una pequeña cantidad de crema de 
caléndula. Si es atóxica y no contiene perfumes no tendrás que retirarla para que mame el bebé.

 

10.  Si después de amamantar, tus pechos están turgentes, extraé un poco de leche en forma manual o
con un extractor hasta sentir alivio y aplicá una compresa fría para reducir la inflamación.


11.  En cada toma, variá la posición para favorecer el vaciamiento de los conductos en los diferentes
sectores de la mama.


12. Mamadas frecuentes evitarán la congestión. Amamantar durante la noche te ayudará a mantener una  buena producción de leche.

 

13. Durante los períodos de crecimiento, los bebés maman con mayor frecuencia. De este modo  incrementan la producción para cubrir las necesidades de esta etapa. Son períodos cortos de dos o  tres días.


14.  Descansá mientras el bebé duerme. Elegí una alimentación variada e incorporá líquidos de acuerdo a tu sed.

 


  • ¿Cómo saber si el bebé se está alimentando bien?


1 . Mama entre ocho y doce veces por día.
2 . Se lo escucha tragar.
3. Moja alrededor de seis pañales diarios y tiene dos o más deposiciones líquidas de color amarillo oro.

 

Si tu bebé nace por cesárea podrás alimentarlo de la misma manera.


En caso de mellizos, con un poco de habilidad y ayuda es posible amamantar ambos bebés al mismo tiempo.


Si el bebé nace antes de término, lo más probable es  que tengas que esperar un tiempo antes de ponerlo al pecho. Mientras tanto será conveniente que extraigas leche para que luego se la den al bebé. Así mantendrás la producción hasta que pueda mamar.

 

 


Recuerda

  • El amamantamiento es una experiencia relajante y placentera.
  • La relación con el bebé se fortalece en cada mamada.
  • El contacto piel a piel, las miradas, el calor envolvente, tu voz, tu presencia continua  ayudan al bebé a reorganizar sus ritmos y a adaptarse gradualmente al mundo externo.
  • También confirma que a momentos de excitación y caos le siguen la calma y el bienestar.
  •  Aprende a confiar y a sentirse seguro.
  •  El bebé es sensible a tus estados emocionales.
  • Música suave, aromas, un líquido y un alimento nutritivo y sabroso ingerido mientras estás amamantando, te ayudarán a crear un ambiente confortable para dar de mamar.
  • La liberación de hormonas producida por la succión te harán sentir más relajada y en mejores condiciones para enfrentar las dificultades que se presenten.
  • Si estás en compañía pedí que masajeen tu espalda, que te abracen, que te mimen.
  • Si te surgen dudas buscá información y apoyo.
  •  Olvidá el reloj. Observá la carita de tu bebé mientras mama. Él te dirá cuándo quiere más o está satisfecho.
  • Cada mamada es única e irrepetible.
  • Agradece la posibilidad de haber sostenido y alimentado a tu hijo en el útero y ahora a través de tu pecho.
  • Tus pechos blandos y succiones aisladas te indicarán que la sesión ha terminado.

 

 
Agradecimientos

Ilustraciones
- Linea BUSHI de Laboratorios Andrómaco.
- Folleto “El mejor Comienzo” LLLI (La Leche League International) de México.
- Material adjunto del Manual “Práctica y Promoción de la Lactancia Materna en Hospitales Amigos del
  Niño” UNICEF - OMS 1993.

 

 

 


Lic. Alicia Mollo
Psicóloga Capacitadora en Lactancia Materna
M.N. 2024

 

 

Volver - Materna.com.ar

Facebook Twitter AddThis


Login - Materna.com.arRegistro - Materna.com.ar

Los comentarios escritos por ustedes serán respondidos personalmente a sus casillas de mail.

Para enviar un comentario, tenés que estar logueada/o.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser objeto de sanciones legales. PROXIMITAS SA no se hace responsable de la publicación y/o comentarios insertos en esta página y que puedan aparecer en la WEB .

Silvina Dijo:
12/08/2014 09:44:25 p.m.

hola la verdad me son de mucha utilidad todos los articulos los trato de leer a todos y de la forma mas calmada para interpretar bien cada uno... mi embarazo ya esta en termino supuestamente mi fecha posible de parto es mañana. mi duda es si ya me debe salir calostro ya que solo a veces me sale como un jugo de los pechos y solo unas gotas. a veces me suelen doler pero por rato y pasa. muchas gracias. me son de gran ayuda ya que es mi primer embarazo.

GEORGY Dijo:
06/08/2014 09:03:22 a.m.

Gracias! Muy interesante y súper útil este artículo!

evangelina Dijo:
23/08/2013 09:14:18 p.m.

muy interesante la nota! Estoy embarazada de mi primer bebe asi que como madre primeriza tengo muchas dudas y me gusta informarme sobre todo lo referido al bebe y los cuidados y lactancia gracias!

Vanina Madeo Dijo:
29/04/2013 10:04:28 a.m.

Hola, muy buena la nota.tengo mi segundo hijo de 15 dias y comence a darle bien el pecho pero me lastimo los pezones a los 2 dias lo que me costaba dar la teta por el dolor, a la semana comenzamos con un complemento de leche y ahora no quiere prenderse a la teta. que se hace en estos casos? yo me saco con saca leche y se la doy con mamadera y luego le complemento con la otra leche.....estoy haciendo bien?

Cecilia Dijo:
03/03/2013 06:48:15 p.m.

Excelentes consejos! Con mi primer hijo no tuve estos conocimientos y antes del alta ya tenía los pezones lesionados. Muchas gracias!

Karina Dijo:
27/12/2012 04:29:23 p.m.

hola buenas tardes me encanto el articulo,lo unico que tengo una duda,es en que mes de embarazo comienza a generarse la leche,este es mi segundo embarazo y tuve mucha leche,hoy no noto esto en mi segundo embarazo estoy de 21 semanas.
aguardo su respuesta.

MARICEL Dijo:
27/11/2012 03:47:49 p.m.

Qué bueno todo lo que explican!! Soy futura mamá y primeriza y la lactancia me genera mucha ansiedad, aprendí mucho con este artículo!!

Veronica Dijo:
08/11/2012 10:19:03 a.m.

Gracias Alicia, me encantó tu charla del día de ayer!

Natalia Dijo:
23/08/2012 10:52:35 a.m.

Hola chicas, estoy pensando en buscar mi segundo bebé y a mi primer hija no le pude dar la teta, no tenía leche, me gustaría informarme y prepararme haber si puedo lograrlo con mi próximo hijo/a

Julia Florencia Dijo:
13/08/2012 01:11:54 p.m.

Hola, quisiera saber como detectar si estoy generando menos leche que antes. tengo un bebe de 28 dias y hasta ayer mis pechos estaban bien turjentes y con buena cantidad de leche, por lo que cada mamada era de 20min mas o menos y tomaba cada 3 hs o mas... hoy en dia y durante la noche tb toma cada dos hs por media hora tragando menos frecuentemente que antes y mis pechos estan poco cargados, blandos.
puedo hacer algo para revertir esta situacion?
Gracias.

VERONICA Dijo:
01/08/2012 11:53:23 a.m.

Que buen informe! la verdad que me dio mucha tranquilidad ya que estoy espernado mi primer bebe y tengo algunas dudas con respecto a esto, por lo tanto les doy las gracias ya que me sacaron muchas de ellas... Saludos y sigan asi!

Carito C Dijo:
30/05/2012 03:54:20 p.m.

me encanto!! muy buen articulo!!!

JULIETA ROMINA Dijo:
27/10/2011 04:20:15 p.m.

ESTOY ESPERANDO A MI PRIMER BEBE Y TODOS ESTOS ARTICULOS ME RESULTAN MUY UTILES! GRACIAS POR LA INFORMACION.

Marisel Roxana Dijo:
05/08/2011 04:10:48 p.m.

MUY LINDO INFORME...

carolina Dijo:
25/07/2011 12:22:38 a.m.

Hermoso artículo. Felicitaciones! Soy mamá de Emilia de 2 meses y medio, y es muy útil y verdadero todo lo que dice. Muchas gracias.

 

Volver - Materna.com.ar


 
 
Logo materna
MIEMBRO POWERED BY
Imagen Comscore Imagen IAB Logo Proximitas
 
Copyright 2014 MATERNA | Todos los derechos reservados