Bebé

Relactancia

Relactancia

Cuando el bebé toma pecho y debe recibir complementos (otra leche o leche materna)  la mejor alternativa para dárselo es el “relactador” o “suplementador de lactancia”.

Relactancia

El uso del biberón puede traer aparejado algunos inconvenientes que ponen en riesgo la continuidad de la lactancia al pecho.

Cuando toman contacto con los biberones, algunos bebés prefieren las tetinas y resulta luego, más difícil ponerlos al pecho nuevamente.

Es importante, recordar entonces, que cuando se reduce el tiempo de succión del bebé en el pecho,  disminuye la producción leche.

Comencemos entonces, explicando cómo trabaja el maravilloso cuerpo humano y cómo se complementa con tu bebito.

Para succionar del pecho, el bebé realiza movimientos complejos  que comprometen todos los músculos de la cara y la lengua . El trabajo que ellos hacen es extender la forma de la tetilla para que se alargue junto con la areola y el pezón y así, llevar la leche hacia su garganta. Es una succión activa. Estudios han demostrado que la actividad de los músculos maseteros es menor en niños de dos a seis meses que tomaron biberón que entre los amamantados. El músculo masetero es el principal involucrado en la masticación.

Por el contratio, la succión del biberón es pasiva, el bebé necesita ejercer menos fuerza, ya que la leche fluye más fácilmente por la fuerza de gravedad. Esto produce el debilitamiento de la succión y la dificultad de extraer correctamente leche del pecho.

¿Qué pasa cuando le damos un biberón a nuestro bebé?

Primero, se confunde y no comprende. Luego la adopta por su facilidad. En consecuencia, cuando se coloca al bebé en posición para mamar, es muy probable que  gire su cabeza hacia un lado y hacia otro, se irrite y se niega a ser amamantado. ¡Es que está confundido!

Es importante que sepas que el uso de biberones se asocia con un abandono precoz de la lactancia. Es por eso que se sugiere no dar complementos con biberones antes de los dos meses de edad para evitar estos inconvenientes.

¿Por qué un relactador?

El relactador o suplementador de lactancia permite al mismo tiempo el vaciado de la mama y la estimulación del pezón desencadenando la producción y bajada de la leche. De este modo el bebé toma más leche (del pecho y el complemento a la vez), se cansa menos y recupera el peso (si no es el adecuado) y fuerzas (si succiona débilmente)

¿Qué necesitamos?

•    Un envase para colocar la leche (materna o fórmula). Puede ser un biberón.

•    Una sonda nasogástrica K 35 (para prematuros)

•    Un cordón o cinta.

•    Cinta adhesiva.

Armado del relactador

1.- Lavar bien las manos con agua y jabón.

2.-Cortar dos centímetros de la punta de la sonda (para quitar los orificios laterales)

3.-Pasar la sonda por la tetina del biberón. Otra forma de sujetar la sonda es perforando la tapa del envase  elegido y pasarla por el orificio.

4.-Colocar la sonda en el envase (o biberón) dejando el cabo (extremo de color) cubierto por la leche.

5.-Cerrar.

6.-Con el cordón o cinta colgar el envase con la leche del cuello de la mamá (como un collar). El envase quedará entre los pechos.

7.- Apoyar la punta de la sonda sobre el pezón, sujetar con la cinta adhesiva (sobre la piel de la mama lejos del pezón)

Sugerencia: si la cantidad de leche que necesita tomar el bebé es de 60ml o menos, se puede utilizar la sonda adosada a una jeringa de ese volumen. Verificar que el pico de la jeringa entre en el cabo de la sonda. Si el bebé succiona débilmente,  la presión suave del émbolo de la jeringa hará fluir la leche y animará al bebé a mamar con más eficacia.

Colocando el bebé al pecho.

Mamá y bebé en una posición cómoda.

Sostener el pecho con el pulgar sobre la areola (sin presionar, para evitar que la punta de la sonda se levante) y los otros dedos debajo del pecho.

Estimular con el pezón el labio inferior del bebé para abra bien su boca. Acercarlo al pecho para que se prenda al mismo tiempo de la sonda y el pezón.

Importante: la sonda debe quedar ubicada debajo del labio superior y no en la comisura de su boca.

¿Cómo regular el flujo de leche?

Si el bebé tiene dificultad para hacer que la leche suba por la sonda se puede levantar el envase para ayudar a que la leche fluya.

Si la leche sale con mucha fuerza y el bebé no puede manejar el volumen, es conveniente bajar el envase o hacer un rulo en la sonda para evitar que el bebé se atragante.

Higiene del relactador

Desarmar las partes del relactador y lavar con agua jabonosa y enjuagar bien.

Con una jeringa descartable pasar por la sonda una solución de agua y vinagre blanco en partes iguales (para quitar la grasitud de la leche) o con agua jabonosa. Enjuagar con agua y hervir diez minutos junto con las otras partes del relactador.

El complemento puede ser de leche materna extraída. Si es de fórmula, el pediatra indicará el tipo de leche, cantidad y frecuencia de las tomas.

El control periódico del peso determinará hasta cuándo es necesario continuar con el relactador. A medida que el bebé aumente de peso se irá quitando el complemento hasta que  tome sólo pecho. Esto depende también del incremento de la producción de leche de la mamá.

 

 

 Alicia Mollo

M.N. 2024

Lic. en psicología y asesora de lactancia de Bushi, línea para la lactancia materna.

cargando

cargando comentarios