Niño
5 años

Desarrollo del niño

Aprendiendo a escribir

Aprendiendo a escribir

Al iniciar la escuela primaria, los niños comienzan a tener un contacto frecuente y directo con la escritura. A través de actividades didácticas y entretenidas aprenden el abecedario, las vocales, y a deletrear palabras. 

Aprendiendo a escribir

 

Sin embargo, aunque esta familiarización suele ser encarada de una manera gradual y pedagógica, cada niño es diferente y por lo tanto, tendrá una manera particular de asimilar el manejo con el lenguaje.

Una vez que el niño consolidó el mecanismo mediante el cual conoce, piensa y razona, se enfrenta con el desafío de poder expresarlo en palabras escritas. Aprender a hacerlo, utilizando las palabras adecuadas y con una correcta ortografía es un gran reto para el niño, que puede resultar atractivo y entretenido si se plantean actividades que acrecienten su interés por participar.

 

Algunas propuestas

  • Juegos y actividades que impliquen el movimiento de cada dedo en particular: dibujar, moldear masa o plastilinas.
  • Dictados con palabras o relatos divertidos sobre cosas que no estén relacionadas a la escuela.
  • Incitarlos a escribir cartas, puede ser para un amigo, un abuelo, un familiar.
  • Ejercicios de coordinación y de orientación espacial, como esquivar obstáculos.
  • Animarlos a escribir relatos breves contando qué hicieron en el día, su comida favorita, el programa que más les divierte.

Cuando el niño cometa errores de tipo léxico u ortográfico, es importante ayudarlos a ver el error de una manera amigable una vez que hayan finalizado. Es fundamental que el niño no sienta que se lo está corrigiendo constantemente ni marcando sus equivocaciones, ya que esto puede provocar un sentimiento de frustración que bloquee su interés por aprender.   Es un proceso que requiere tiempo, coordinación y paciencia. Un aprendizaje exitoso durante los primeros años de la escuela primaria será determinante para el futuro desempeño ya que la escritura aportará una manera ordenada y clara de pensar y expresarse.

Además, es esencial que los padres se mantengan constantemente comunicados con los docentes para poder ayudar al niño desde casa y desde el colegio de una manera sincronizada. Tanto los padres como los maestros deberán tener en cuenta que una actitud exigente para con el niño no siempre es la mejor solución, resulta mejor recurrir a la  práctica y la constancia para que el niño se mantendrá motivado y con ganas de aprender.

cargando

cargando comentarios