Embarazo
Puerperio

Belleza

La Caída del cabello durante la Lactancia

La Caída del cabello durante la Lactancia

La pérdida del cabello suele ser una preocupación de las madres durante el embarazo y el puerperio. Pero es un fenómeno absolutamente normal y que desaparece con el tiempo. El uso de las tinturas. Suplementos que ayudan a reducir la caída del cabello

La Caída del cabello durante la Lactancia

Nace el bebé. Todo comienza a acomodarse: horarios, ritmos, familia y amigos. La mamá aprende a organizarse con el nuevo integrante, pero quizás un pequeño detalle pueda llegar a incomodar a más de una mujer: el temor a quedarse pelada.

Caída del cabello después del embarazo, es normal.

Después del parto, cada vez que se peina, se pasa la mano por la cabeza o se ducha, ve cómo varios cabellos quedan en su mano y esto no sólo la asusta, sino que también la alarma.

Sin embargo, no hay que preocuparse. Se trata de un fenómeno absolutamente normal y que no produce calvicie. Todo tiene una explicación: durante el embarazo cambia el estado, la cantidad y docilidad del pelo. El elevado nivel de hormonas altera su ciclo habitual de crecimiento y pérdida.

Normalmente, todos los días crecen y se caen varios cabellos. Pero durante el embarazo el ciclo queda detenido en la fase de crecimiento. Después del parto, el ciclo de crecimiento se detiene, y a veces, el pelo se cae a un ritmo alarmante. La caída puede durar hasta dos años -aunque, en general, es inferior a los 9 meses posteriores al parto-. Sin embargo todo vuelve a la normalidad. La cantidad de pelo que cae, simplemente, es equivalente a la cantidad que normalmente se hubiera caído durante los 9 meses de embarazo.

En el caso de que la mamá habitualmente utilice alguna coloración, previamente debe consultar con el médico, que será quien recomiende qué tipo de tintura utilizar en este período, para seguridad del bebé.

Para la caída del cabello: vitamina B 

Si bien el fenómeno de la pérdida del pelo no se puede evitar ni combatir, la vitamina B ayuda a fortalecer la salud del cabello y hace que la caída no sea tan pronunciada. La manera más práctica de consumir vitamina B es a través de la levadura de cerveza -la misma que se recomienda durante la lactancia-. La levadura es de venta libre y puede adquirirse tanto en farmacias como en herboristerías.

También puede conseguirse en comprimidos -se recomiendan entre 6 y 8 pastillas diarias que se ingieren con las comidas- o granulada, para agregar a caldos, yogures, jugos, entre otras cosas -la dosis diaria es de 2 cucharadas soperas al ras-.

Relajarse, no tener miedo a la calvicie, hablar con el médico y, sobre todo, tratar de verse linda es la mejor receta para que la mamá, pese a este tipo de inconvenientes, se sienta bien igual. Al fin de cuentas, ¿hay algo mejor que mejor que ver al bebé crecer?

Nota supervisada por el Equipo Médico de Mamashelp.

cargando

cargando comentarios