Familia
Vida en familia

Vínculos:

El hijo del medio

El hijo del medio

El mayor suele ser el “responsable” y el menor “el juguetón”…¿Y el del medio? ¿Afecta el orden de nacimiento la personalidad de tus hijos? Enterate porqué la psicología actual sigue analizando al hijo del medio dentro de la problemática familiar.

El hijo del medio

Los hijos del medio: ¿son extrovertidos o vergonzosos?¿Son independientes? ¿Son celosos?  El saber popular, basado en algunas teorías psicológicas sostiene que el hijo del medio es quien recibe menor atención, ya la sola condición de primogénito o de benjamín hace que la mirada de los padres se centre en estos hijos.

La mirada sobre los hijos mayores y menores a veces deja un espacio para que el del medio se sienta solo y desprotegido. Por eso es que generalmente logran una independencia mayor que la de sus hermanos. Lo importantes es descubrir si esa independencia se debe a que se siente seguro para enfrentarse sin problemas a la vida o por el contrario, es una reacción ante lo que sienten como una falta de atención o valorización paterna.  Detrás de esta independencia puede esconderse un sentimiento de importante soledad.

La situación de “hijo del medio” no siempre es igual. Depende también del sexo de los hermanos que lo anteceden y preceden. Si es una nena entre dos varones o el único varón entre nenas, las comparaciones serán escasas y el rol estará más definido.  El niño no se sentirá excluido ya que contará con los privilegios de ser el único varón o la única mujer.

¿Qué podemos hacer como padres para comprenderlos y ayudarlos a que se sientan queridos? 

Antes que nada hay que saber darles el espacio emocional que se merece. Podemos mostrarles fotos de su nacimiento, crear espacios de encuentro exclusivos, comprarles ropa o juguetes especiales para él (dejando un poco de lado la herencia del mayor). Todo esto hará que se sienta importante dentro de la familia.

Debemos buscar en nuestro interior y transmitirle las sensaciones y sentimientos que vivimos ante la noticia de su llegada, de cómo alegró nuestras vidas. Hay que ayudarlo a encontrar su lugar y mimarlo igual que al resto.

Vos ¿Qué haces para que tu hijo del medio se sienta igual de querido que el resto?

Fuente: nacer y crecer

cargando

cargando comentarios