Bebé
1 a 3 meses

Cómo organizarse con el bebé

La Vuelta al Trabajo

La Vuelta al Trabajo

Se termina la licencia y la mujer debe retornar a las actividades laborales. Es un momento de transición en la vida de la mamá y del bebé. Continuar con la lactancia materna es posible. Técnicas para la extracción y conservación de la leche materna.

La Vuelta al Trabajo

El rol de la mujer en la sociedad está muy afianzado y ya casi no existen profesiones que le sean ajenas. Sin embargo, la llegada de un hijo puede plantear algunas dudas, sobre todo cuando se acerca el fin de la licencia por maternidad y la madre disfruta de ver crecer a su hijo alimentado con su propia leche.

¿Es posible amamantar y trabajar?, ¿Existe legislación al respecto?, ¿Cómo extraer la leche, cómo conservarla? Son preguntas muy frecuentes que, por suerte, tienen respuesta.  

En primer lugar y de acuerdo a la Ley de Contrato de Trabajo, toda madre de lactante dispone de dos descansos diarios de media hora para amamantar a su bebé. Este beneficio tiene una duración de un año posterior a la fecha real del nacimiento, pero puede extenderse por razones médicas que lo justifiquen. 

Por otra parte, algunas empresas y organismos públicos cuentan con guarderías in situ, donde las  empleadas llevan a sus bebés y los amamantan.

Pero, para las mujeres que no tienen esa ventaja, la forma más sencilla de seguir dándoles leche materna es extrayéndose leche para dejar al bebé. Quizás, el procedimiento parezca complicado. Sin embargo, una vez que se lo conoce, es sencillo y la mamá tiene la tranquilidad de saber que le está dando  lo mejor a su hijo.

Luz Macías (mamá de Ignacio, de un año y medio, y de Pía, de 5 meses), por ejemplo, comenta que, cuando nació su primer hijo, un mes antes de que finalizara la licencia, comenzó a sacarse leche y a guardarla en recipientes -con fecha- en la heladera. "En la primera semana de trabajo, me extraje leche como si el bebé estuviera conmigo pero, después, no pude seguir haciéndolo por cuestiones laborales. De todas formas, a la hora del almuerzo y gracias a un sacaleche eléctrico, me sacaba leche con cronómetro para vaciar los pechos de manera pareja y la guardaba en tarritos de telgopor con líquidos congelantes para que Ignacio tomara al día siguiente. Esto lo hice hasta los seis meses ”. En la revista Mamando (N° 9), publicación de FUNDALAM, Claudia Spagnolo explica que, con la ayuda de una bomba manual y una eléctrica que dejaba en el trabajo, pudo sacarse leche. "Por suerte, cuando volvía de trabajar, Mariano se prendía igual con mucho gusto. Es claro que lo que un bebé recibe cuando es amamantado es mucho más que leche materna. Contacto cuerpo a cuerpo, cariño, mimos y amor de su mamá del modo más directo e íntimo que pueda existir".

  • Si la leche está congelada, mantener en la heladera hasta que se licue y después entibiarla, agitando el envase que la contiene.
  • La leche se fracciona espontáneamente quedando desnatada en el fondo del recipiente. Al agitarla se vuelve a unir. Si se forman grumos, volver a agitarla. Conservar la cadena de frío.
  • Si se está fuera de casa durante muchas horas, lo ideal es extraer leche para mantener la producción. Si se puede refrigerar de alguna manera, luego se la puede dar al bebé. Consejo: usar una heladerita de telgopor o un pote de helado vacío y con hielo.
  • Si se trabaja fuera de casa muchas horas, se pueden dejar preparados varios recipientes con leche materna. Para calcular aproximadamente cuánto toma un bebé por vez, conviene triplicar su peso. El resultado se convierte en centímetros cúbicos, ración que un bebé toma durante los primeros meses. Ejemplo. Un bebé de cinco kilos tomará 150 cm3 de leche.
  • Para saber si la leche se puso fea, hay que observar que la cortada cambia de olor, pero hay que ser muy precisos en los períodos de conservación en función de las necesidades cambiantes del bebé.

La duración de la leche es la siguiente de acuerdo al refrigerador:

En la agitada vida moderna, quizás puede parecer complicado realizar el procedimiento que implica la recolección y congelamiento de la leche materna. Pero si se toma conciencia del gran beneficio que es para el bebé alimentarse con la leche de su mamá, se transforma en algo que vale la pena hacer: un símbolo más del amor entre la madre y el hijo.  

FUNDALAM

Fundación Lactancia y Maternidad

Av. General Paz 898 (esquina Cuba) Capital Federal
Teléfono: 4701-7444
E-Mail: fundalam@uolsinectis.com.ar
Página Web: www.fundalam.com.ar

Charlas:

  • Para embarazadas: Lunes y Miércoles de 9:30 a 11:30 horas. Cada 15 días, los Sábados de 10 a 12 horas.
  • De mellizos y embarazos múltiples: una vez por mes, consultar horarios.
  • De destete: una vez por mes, consultar horarios.
  • Grupos de crianza: primer Viernes de cada mes, de 10 a 12 horas.

En cuanto a la conservación de la leche, FUNDALAM detalla la manera de hacerlo:

  1. Freezer a -18 C° (generalmente un artefacto separado de la heladera, tipo cajonera): más de 10 meses.
  2. Freezer excesiva de la puerta. incorporado a la heladera: hasta 6 meses, pero no debe haber una apertura
cargando

cargando comentarios