Embarazo

Embarazo:

Las alteraciones del sueño en el embarazo

Las alteraciones del sueño en el embarazo

Los trastornos de sueño son comunes en las embarazadas. Los cambios hormonales, el aumento del volumen abdominal y la ansiedad son algunas de las razones por las que una futura mamá no puede obtener un buen descanso.

Las alteraciones del sueño en el embarazo

Durante los primeros meses es común que las futuras mamás sientan somnolencia durante el día, debido al aumento de la hormona progesterona en el embarazo. Pero, a medida que el embarazo avanza suelen aparecer otras alteraciones en el sueño que se manifiestan como insomnio o sueño no reparador. Estos inconvenientes pueden darse, incluso en mujeres que con anterioridad no habían padecido trastornos de este tipo.


  • Cambios físicos que pueden explicar estas alteraciones durante el embarazo:

 1) El volumen abdominal impide encontrar una postura cómoda y crea dificultad para moverse en la cama.

2) Los movimientos fetales se hacen más notorios frente la inactividad nocturna de la madre.

3) En el tercer trimestre la necesidad de orinar con frecuencia, debido a la presión que ejercen el peso del útero y del feto sobre la vejiga (llamada en términos médicos polaquiuria), interrumpe el sueño con frecuencia.

4) Cuando la madre está acostada boca arriba, el peso del útero y del feto caen sobre las grandes venas que llegan al corazón, generando una falta transitoria de riego que lleva a la mujer a experimentar una sensación de mareo y falta de aire que impiden el descanso.

5) Los dolores de espalda son muy frecuentes en los últimos meses, puesto que el aumento de tamaño del útero obligan a la columna a tomar una nueva postura que provoca molestias en la región lumbar y que se incrementan con el transcurrir del día.

6) Los cambios en la región lumbar, pueden generar calambres y parestesias u hormigueos en las piernas, debido a compresiones parciales de los nervios que llevan la sensibilidad a los miembros inferiores.

7) La actividad onírica o las ensoñaciones se incrementan significativamente en las embarazadas, dependiendo esto del sueño REM, y de los estímulos viscerales.

8) La ansiedad frente al parto que vendrá, se va haciendo más fuerte a medida que se acerca la fecha, en particular en las primerizas.

 

  • ¿Qué puede hacer una embarazada frente a los trastornos de sueño?

Llegar relajada a la cama. Tomar un baño, si es necesario. Buscar la mejor postura para dormir ayudándose con mantas y/o almohadones. Utilizar un colchón y almohada confortables. Vestirse con prendas cómodas. Mantener la habitación con una temperatura agradable y mínimos niveles de sonido y de luz . La música, la TV o la lectura tranquilas son útiles para algunos, pero hay que evitar contenidos agresivos o música estridente. Si no puede dormir, tratar de no obsesionarse, levantarse y salir de la habitación durante quince minutos. Beber un vaso de leche tibia (la leche libera Triptófano, sustancia que induce el sueño), hacer algo relajante y volver a la cama. No cenar en forma abundante y evitar acostarse inmediatamente terminada la cena.

 

  • ¿Cuál es la mejor postura para descansar durante el embarazo?

La mejor posición para una embarazada es recostada sobre un lado, con el vientre apoyado sobre una almohada y las rodillas flexionadas. De esta forma, las grandes venas son liberadas del peso excesivo del útero, evitando la sensación de mareo y falta de aire.

 

  • ¿Cómo se pueden atenuar los dolores de espalda durante el embarazo?

Usando zapatos con tacón medio. Colocando cojines o almohadas en el respaldo de la silla en la zona lumbar de la columna. Procurando no elevar peso desde el suelo. Si necesitase levantar algo, la embarazada debe agacharse flexionando las rodillas y las caderas y levantarse estirando las piernas, evitando así la flexión de la columna vertebral. El calor local, mediante la aplicación de una ducha de agua caliente o de una almohadilla eléctrica puede aliviar las molestias. Si se siente cómoda, puede usar una faja abdominal. Es aconsejable realizar ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen y de la espalda.

 

  • ¿Cómo evitar la polaquiuria nocturna?

La mujer embarazada tiene que reducir el consumo de líquidos antes de acostarse. Además, conviene evitar las bebidas que contengan cafeína, como el té, el café o la mayoría de las bebidas con gas, ya que estimulan los riñones, incrementando la cantidad de orina. No debe beber alcohol.

 

  • ¿Cómo prevenir la aparición de los calambres?

En algunos casos estos calambres pueden relacionarse con el déficit de calcio, por lo que conviene añadir lácteos a la dieta. Además, es bueno que la futura mamá consulte con su médico sobre suplementos con magnesio. Si tiene calambres en las piernas, que apriete el pie con fuerza progresiva contra la pared o que se ponga de pie y elongue suavemente la pantorrilla comprometida. El levantarse sobre la pierna entumecida le ayudará a aliviar el calambre y el dolor.

 

  • ¿Cómo controlar la ansiedad durante el embarazo?

Sobre el aspecto psicológico de los problemas del sueño en el embarazo, es aconsejable que comente sus dudas con su obstetra, pues esto reforzará su seguridad y su bienestar. El mismo fin tiene acudir a las clases de preparación al parto. La derivación a psicología será para determinados casos.

No debe fumar ni permitir que se fume cerca de ella. El humo del cigarrillo perjudica al bebé y la nicotina no favorece el sueño porque es excitante.

El uso de hipnóticos durante el embarazo es desaconsejado ya que puede perjudicar la salud de su bebé.

 

Dr. Alejandro G. Andersson MN: 65836

Centro de diagnóstico Dr. Enrique Rossi

cargando

cargando comentarios